También es #micir: Hoy, Alejandro Leiro

por Ezequiel Coniglio

Alejandro es egresado 2011 de nuestro colegio y, durante 2 semanas, pidió permiso en su trabajo para poder cubrir una suplencia de las clases de física en secundaria. Otra muestra más del apego de nuestros estudiantes. En un rato libre, conversamos con él y nos contaba lo siguiente:

¿Cuáles eran tus expectativas y qué hiciste una vez que terminaste el Colegio?

Una vez terminado el colegio, casi inmediatamente empecé mis estudios universitarios en física. Encontré ahí que no estaba al nivel de mis compañeros con respecto a las matemáticas. Esperaba que, como la escuela lo fue, la universidad también seria fácil para mi, pero no fue así y me choqué muchas veces contra una pared. La realidad era que la cantidad de esfuerzo que había dado hasta ese momento no era suficiente. 

¿Actualmente a qué te dedicas?

Actualmente trabajo en la Cervecería Nacional, y también dedico mucho de mi tiempo a dar clases particulares para ‘pelaos’ de todas las edades en matemática y física.

¿Qué es lo que más disfrutas hacer en tu tiempo libre?

Disfruto mucho ver películas de calidad, al igual que buenos libros. Cuando puedo me gusta mucho ir a la playa y pescar, también disfruto mucho la montaña, ir de campamento, o una buena aventura en un lugar nuevo. Mas que todo disfruto pasar tiempo con mis buenos amigos, sin importar lo que estemos haciendo.

¿Qué representa el CIR para ti?

Creo que la escuela ha representado muchas cosas diferentes durante mi vida. Hoy en día lo mas importante que ha quedado en mi memoria es el gran respeto a los profesores que me enseñaron tanto, y las grandes amistades que hice, que son para toda la vida.

¿Cómo crees que colaboró tu paso por el CIR a tu vida actual?

Muchos profesores contribuyeron a la formación de la persona quien soy ahora. Tuve la suerte de tener a profesores que me ayudaron a encontrar mi camino en la vida, pero no solo eso; me ayudaron a crecer como persona, a ver el mundo de maneras diferentes, y a pensar de manera critica. Pero la mayor contribución a mi persona sin duda fue dada por mis compañeros del salón.

¿Qué consejo le darías a los estudiantes del CIR y a aquellos que se están por graduar?

Les diría que disfruten el tiempo que les queda en la escuela pero aun mas importante que no olviden mantenerse en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *